Plomo o aluminio en el pintalabios ¿Tienen metales cancerígenos?

11 diciembre, 2018 0 Por Sonia
Plomo o aluminio en el pintalabios ¿Tienen metales cancerígenos?

Hace más de 10 años que circula información en la red sobre la presencia de plomo y otras sustancias tóxicas en las barras de labios. El aluminio o plomo es uno de los componentes que están presentes en muchos pintalabios, tanto de firmas reconocidas como de marcas blancas.

Pero parece que no hay una opinión unánime. Cuesta determinar hasta qué punto puede llegar a ser peligroso. Algunas voces alertan del riesgo de estas sustancias, mientras que otras tachan la noticia de bulo.

La decisión de hacer uso o no de ellos depende de cada persona, pero es importante estar bien informado sobre el tema. En este artículo pretendemos arrojar luz sobre el tema. Hablaremos de las cantidades de metales que están permitidas en los pintalabios, qué dice la ciencia al respecto o qué factores de riesgo no se están considerando.

El origen de la polémica

Las primeras informaciones difundidas sobre la presencia de plomo en las barras de labios empezaron en 2007 a raíz de una campaña de concienciación. Lanzada por diversas entidades sin ánimo de lucro, el objetivo era denunciar la falta de regulación sanitaria en el sector de los cosméticos en EEUU. El estudio que acompañó a la campaña afirmaba que más del 60% de las marcas analizadas contenían plomo y que incluso la mayor cantidad del mismo se encontraba en los productos más caros.

Tras esto, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos -FDA- realizó otro estudio que confirmó esa existencia de plomo en los labiales con cantidades que variaron entre entre 0.09 ppm y 3.06 ppm (partes por millón), concluyendo que no suponía un peligro para la salud.

El estudio detectó niveles superiores en marcas importadas desde determinados países. “En el resto del mundo, los productos cosméticos llevan un nivel de plomo mayor”, aunque vinculándolo solo a “un número reducido” de productos.

Cantidad de metales y voces de alarma en la sociedad

Tras esta prueba inicial realizada en 2007, los nuevos límites definidos por la FDA – que es el organismo que testea productos antes de salir a la venta- señalan como límite 10 partículas de plomo por millón en pintalabios, así como en otros productos como coloretes, champús o cremas corporales.

Mientras las asociaciones de cosméticos defienden dichas cantidades como necesarias (asegurando que el plomo no es un añadido en los pintalabios al generarse de forma natural), rostros populares como el de Gwyneth Paltrow, han querido visibilizar este asunto en diversas campañas en las que reclaman a las autoridades sanitarias de Estados Unidos que tomen medidas firmes en la regulación de la composición de los cosméticos.

La campaña consiste en una recogida de firmas y apela a estudios científicos que afirman los riesgos del uso de pintalabios con componentes tóxicos. “La FDA propone permitir el plomo en el lápiz labial y otros productos de belleza en niveles que pueden ser peligrosos para mujeres embarazadas, niños y adolescentes (…) y la ciencia establece que el plomo no es seguro para nuestros bebés y niños”.

La principal petición de la campaña es que estos componentes no deberían estar en nuestras barras de labios u otros cosméticos. Por ello, reclama que los productos para el cuidado personal que contengan plomo deben tener una advertencia clara y notoria.

¿Qué dice la ciencia y los organismos españoles?

Más allá de los estudios publicados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, a nivel nacional es difícil encontrar información clarificadora por parte de fuentes públicas o de organismos de investigación consultados, como el CSIC o el Instituto de Salud Carlos III.

En este sentido, la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades afirma que “hay compuestos de plomo que se encuentran en ciertos cosméticos usados en algunos países del oriente, como por ejemplo surma y kohl”, invitando a leer bien las etiquetas de los productos y de la necesidad de mantenerlos fuera del alcance de los niños.

Otras entidades públicas, como la OCU o la Policia Nacional, desmintieron la información sobre el supuesto peligro de los labiales tachándola de bulo, a pesar de que en las explicación hacen referencia a la información facilitada por la misma FDA que aseguraba la presencia de dichos metales en los pintalabios y otros productos aunque fuera en cantidades pequeñas.

Están además obviando el aviso de la existencia de niveles superiores de plomo en marcas importadas.

La supuesta prueba de plomo en los labiales

Desde hace años circulan por internet pruebas caseras para identificar el nivel de toxicidad de tu barra de labios.

El experimento consiste en pintar la piel con la barra, frotar la zona con un anillo de oro y dspués pasar el anillo por otra zona sin pintalabios. En teoría, si se oscurece la piel es porque la muestra contiene altos niveles de plomo.

Esta información ha sido también señalada como falsa por varias organizaciones como la OCU y, según la ciencia, el resultado no responde al análisis de la cantidad de metal en la muestra. La clave del cambio a un color oscuro responde a una reacción química no relacionada con los tóxicos de la barra de labios. Es decir, muchos metales preciosos, como el oro, pueden dejar una marca oscura en la piel por un proceso llamado dermatitis por contacto. Los pintalabios que contienen óxido de zinc pueden dejar este rastro de partículas en la piel al frotar, que se muestran oscuras al no poder reflejar la luz debido a su reducido tamaño. 

https://youtu.be/IK2QDSSaW8Y

Factores de riesgo por ingesta accidental o uso prolongado del pintalabios

Por su parte, la Comisión Europea y el Instituto de referencia para materiales y medidas (IRMM) llama la atención sobre la elevada posibilidad de ingesta accidental de barra de labios. Así sería mayor el riesgo tóxico que por absorción, como es el caso de otros productos cosméticos.

Aunque la cantidad media encontrada dentro de la Unión Europea es de 0.75 mg/kg, -siendo una cifra segura para su uso, es necesario señalar que una pequeña muestra encontrada en laboratorio no debería ser equiparable al uso diario y prolongado de estas barras de labios.

Peligro en embarazadas, bebés, niños y otros grupos de riesgo

De igual modo, tampoco se está contemplando que efecto puede tener durante el embarazo o el contacto con bebés y niños.

En este sentido es donde se posiciona el organismo estadounidense llamado EWG (por sus siglas en inglés, Environmental Working Group). Se trata de un “Grupo de Trabajo Ambiental” sin fines de lucro y especializado en investigación de químicos tóxicos o contaminantes del agua potable, entre otros temas. Entre sus denuncias está la exposición de las embarazadas a estos componentes tóxicos. Denuncian que al poder pasar de la madre al bebé a través de la placenta podría causar daños permanentes en el feto.

También ponen foco en la protección de los bebés y niños, cuya exposición al plomo puede generar “dificultades de lenguaje, aprendizaje y comportamiento”.

Los posibles efectos de estos tóxicos, según denuncia EWG, también afectan a los adolescentes y adultos con problemas de “fertilidad femenina y masculina, cambios hormonales y retraso en el inicio de la pubertad”.

Conclusiones

Si bien no parece existir consenso en el mayor o menor peligro del uso de barras de labios con plomo o aluminio, sí queda demostrado por diversas entidades científicas que:

  • Realmente existe una determinada cantidad de este material entre sus componentes.
  • Hasta el momento solo se han realizado análisis aislados en laboratorio y no se ha estudiado la cantidad y efectos de un uso prolongado.
  • Tampoco se conoce el efecto en grupos de riesgo como embarazadas, bebés o niños.

Es difícil saber hasta qué punto la presencia de estos metales en los pintalabios puede ser tóxica y perjudicial para la salud. Posturas tan enfrentadas podrían estar dejando ver los intereses de una industria que bloquea determinadas medidas políticas.

A pesar de la ausencia de regulación internacional y de la publicidad engañosa que practican hoy en día las marcas aprovechando el boom del estilo de vida sana vendiendo como “natural” o “bio” productos con componentes tóxicos, sí es posible que los consumidores puedan comprobar cuán natural es un producto cosmético gracias a los Certificados Bio de cosmética natural y ecológica. Estos exigen que una marca tenga como mínimo el 90% de su composición a base de ingredientes naturales para que pueda certificarse como “natural” y prohíben el uso de petroquímicos u otros componentes cancerígenos.

Pintalabios sin plomo

Tras esta visión general sobre el uso de componentes tóxicos en pintalabios, ahora está en tu mano decidir si quieres usar este tipo de productos o apostar por estas alternativas sin sustancias dañinas, como son los pintalabios hipoalergénicos de cosmética natural y ecológica.