Champús naturales sin sulfatos, ni siliconas, ni parabenos o tóxicos

17 abril, 2020 1 Por Sonia
Champús naturales sin sulfatos, ni siliconas, ni parabenos o tóxicos

Hace ya unos cuantos años que salieron a la luz los primeros estudios sobre las sustancias químicas y tóxicas en productos para la higiene del cabello.

A día de hoy seguimos sin saber qué champú es el más adecuado para nuestro pelo. Las marcas centran sus esfuerzos en comunicar los resultados que el champú que nos puede aportar, pero no nos explican cómo lo logran: un pelo sedoso, sin puntas abiertas, más largo, con rizos definidos, etc. Pero, ¿A qué precio? En este artículo vamos a analizar las sustancias, muchas tóxicas, que están presentes de forma habitual en los champús que todos compramos y se anuncian en la televisión y el efecto que pueden tener en la salud de nuestra piel, con la aparición de alergias e irritaciones, o en nuestro organismo.

En los últimos años hemos oído hablar sobre todo de los parabenos, pero hay muchos otros componentes que también propician la caída del pelo o lo debilitan, dan sequedad al cuero cabelludo, o incluso provocan cambios hormonales en nuestro cuerpo.

Saber leer las etiquetas de los productos que utilizamos a diario y detectar los componentes químicos o tóxicos con los que se elaboran, es de gran relevancia. Has de tener en cuenta que los ingredientes aparecen en orden de la cantidad en la que están presentes, por lo que el primer ingrediente siempre estará presente en mayor porcentaje que el resto y viceversa. Por ello, hay que prestar especial atención a productos como alcohol, parabenos, sulfatos o siliconas cuando se muestran en primer lugar.

Top champús sin tóxicos (sulfatos, parabenos, siliconas u otros) e hipoalergénicos

En el listado de ingredientes de los productos recomendados, indicamos en naranja aquellos componentes de origen natural que, sin ser malos, son susceptibles de causar reacciones alérgicas a algunas personas.

>Champú bio Sante sin sulfatos (brillo y volumen):

Champú Sante sin sulfatos

La marca Sante lleva más de 30 años elaborando cosméticos con ingredientes naturales. El champú Bio es válido para todos los miembros de la familia, y está hecho con naranja orgánica, coco y aloe vera. Da vitalidad y volumen a todo tipo de cabellos.

Aunque algunos usuarios afirman que les deja el pelo algo seco y no hace mucha espuma (tiene sulfato vegetal de coco, por lo que hará más espuma que muchos champús naturales que no tengan este componente), la mayoría coinciden en que la relación calidad-precio de este producto es inmejorable, que huele muy bien y deja el pelo limpio de forma duradera.

♣Ingredientes (INCI): Aqua (Water), Sodium Coco Sulfate, Lauryl Glucoside, Coco Glucoside, Inulin, Aloe Barbadensis Leaf Juice, Citrus Aurantium Dulcis (Orange) Peel Oil, Betaine, Glyceryl Oleate, Citric Acid, Maris Sal (Sea Salt), Cocos Nucifera (Coconut) Fruit Extract / Cocos Nucifera (Coconut) Oil, PCA Glyceryl Oleate, Arginine, Glycerin, Phytic Acid, Potassium Sorbate, PCA Ethyl Cocoyl Arginate, Parfum (Essential Oils), Limonene.

♣ Precio habitual y Cantidad: 17,50 € – 500 ml

 

Ver Mejor Precio

 

>Champú Natura Siberica (pelo débil y dañado)

Champú Natura Siberica Oblepikha sin siliconasUna de las características a destacar de esta marca es que tiene su propia plantación ecológica. El champú de Natura Siberica para cabello débil y dañado está elaborado con ingredientes naturales. Aunque uno de sus componentes es el sodio, tu pelo no se daña gracias a otros agentes hidratantes como el aceite de argán o el aceite de espino amarillo, que ayudan a producir queratina. Es un champú muy recomendado si necesitas nutrir y reparar tu pelo, ya que ayuda a cuidar el cabello débil, seco y tratado químicamente. A algunos usuarios el olor de este champú no les termina de convencer. Sin embargo, casi todos están de acuerdo en que deja el pelo muy liso y brillante.

♣Ingredientes (INCI): Aqua, Sodium Coco-Sulfate, Coco-Glucoside, Cocamidopropyl Betaine, Sodium Chloride, Panthenol, Phospholipids, Glycine Soja (Soybean) Oil, Hippophae Rhamnoidesamidopropyl BetaineHR, Hippophae Rhamnoides Fruit Oil*, Pineamidopropyl BetainePS , Argania Spinosa Kernel Oil*, Linum Usitatissimum (Linseed) Seed Oil*, Guar Hydroxypropyltrimonium Chloride, Benzyl Alcohol, Dehydroacetic Acid, Sodium Benzoate, Potassium Sorbate, Parfum, Abies Sibirica Needle ExtractWH, Cetraria Nivalis ExtractWH, Rhodiola Rosea Root Extract WH ,Pinus Pumila Needle ExtractWH, Rosa Damascena Flower Extract*, Rubus Arcticus Fruit Extract, Styrene/Acrylates Copolymer, Biotin, Folic Acid, Cyanocobalamin, Niacinamide, Pantothenic Acid, Pyridoxine, Riboflavin, Thiamine, Yeast Polypeptides, Sodium PCA, Sodium Lactate, Arginine, Aspartic Acid, PCA, Glycine, Alanine, Serine, Valine, Proline, Threonine, Isoleucine, Histidine, Phenylalanine, Hydrolyzed Wheat Protein, Citric Acid, Benzoic Acid, CI 15985, CI 16255, CI 19140, Butylphenyl Methylpropional, Geraniol, Linalool.

♣ Precio habitual y Cantidad: 6,59 € – 400 ml

 

Ver Mejor Precio

 

>Champú bio ecológico de Menta Balcare 250 ml (uso diario)

Champú Balcare menta bioEste champú con certificación ecológica y elaborado con extractos de plantas naturales y agua termal es idóneo para todo tipo de pieles y cabellos.

Entre sus ingredientes destacamos el aloe vera, el aceite de coco, y el extracto de manzanilla, menta y avena. Esta combinación proporciona frescura y limpieza suave, especialmente en cueros cabelludos irritados, ya que tiene propiedades calmantes y tonificantes.

Si te fijas, a diferencia de otros champús, este no contiene un sulfato vegetal, como el de coco, que sí usan otros champús sin tóxicos para sustituir los sulfatos dañinos. Esto da lugar a que el champú produzca menos espuma y sientas la necesidad de echarte más cantidad de producto. Aún así, el champú de menta, a diferencia de otros champús de la marca como el de pelo graso, que produce aún menos espuma, es el que más nos ha gustado. Tiene un olor suave, pero muy agradable y es de los champús con mayor composición de ingredientes ecológicos que te vas a encontrar en este listado.

♣Ingredientes (INCI): Aloe barbadensis Leaf Juice*, El Raposo Aqua (El Raposo spring water), Glycerin, Coco-Glucoside, Decyl Glucoside, Betaine, Xanthan Gum, Squalane, Cocos Nucifera Oil*, Mentha piperita Leaf Extract*, Chamomilla recutita Flower Extract*, Avena sativa Kernel Extract,  Phytic Acid, Carrageenan, Citric Acid, Sodium Benzoate, Potassium Sorbate, Benzyl Alcohol, Parfum, Limonene, Citral

♣ Precio habitual y Cantidad: 6,59 € – 400 ml

 

Ver Mejor Precio

 

>Champú Natura Estonica Reparador (pelo dañado y teñido)

Champú Natura Estonica Bio sin parabenosEste champú de Natura Estonica está indicado para reparar pelos algo maltratados o acostumbrados al uso de tintes.

Muchos de sus componentes proceden de cultivo orgánico (el aceite de cedro orgánico y el extracto de grosella de la India, por ejemplo), que fortalecen y aportan suavidad. Además se trata de un champú con un precio bastante asequible de unos 6 euros (400 ml)

Como punto negativo, remarcar que lleva cloruro de sodio (sal) que no es recomendable si tienes el pelo seco o el cuero cabelludo sensible.

♣Ingredientes (INCI): Aqua, Sodium Coco-Sulfate, Cocamidopropyl Betaine, Lauryl Glucoside, Sodium Chloride, Guar Hydroxypropyltrimonium Chloride, Styrene/Acrylates Copolymer, Cedrus Atlantica Wood Oil*, Phyllanthus Emblica Fruit Extract*, Coco-Glucoside, Panthenol, Biotin, Folic Acid, Cyanocobalamin, Niacinamide, Pantothenic Acid, Pyridoxine, Riboflavin, Thiamine, Yeast Polypeptides, Glyceryl Linoleate, Glyceryl Oleate, Glyceryl Linolenate, Silk Amino Acids, Parfum, Benzyl Alcohol, Sodium Benzoate, Potassium Sorbate, Dehydroacetic Acid, Citric Acid, Hexyl Cinnamal.

 

 

Ver Mejor Precio

 

 

>Champú Sólido bio Matarrania (pelo graso, equilibrador de sebo)

Champú solido bioEste champú sólido está elaborado con ingredientes naturales, entre ellos el aceite de oliva virgen extra, aceite de coco, extracto de romero y aceite de lavanda. Dispone de certificado bio. Limpia tu cabello de forma suave sin resecar, fortaleciéndolo y dándole vitalidad. Aunque algunos usuarios han afirmado que apelmaza y no limpia en profundidad (dependiendo del pelo, a algunos les deja el pelo grasiento y en otros casos se lo reseca), es un champú que huele bien, 100% bio y natural, sin químicos, vegano y elaborado con productos de km 0.

♣Ingredientes (INCI): Olea europaea (oliva virgen extra / olive extra virgin) fruit oil*, Aqua, Cocos nucifera (coco / coconut) oil*, Sodium hydroxide, Rosmarinus officinalis (romero / rosemary) extract*, Rosmarinus officinalis (romero / rosemary) oil*, Lavandula officinalis (lavanda / lavender) oil*, Cananga odorata (ylang / ylang) flower oil*, linalool**, limonene**, geraniol**, citral**, benzyl benzoate**. *de cultivo ecológico, **naturalmente presentes en los aceites esenciales.

Ver Mejor Precio

 

>Champú sólido artesanal y vegano para cabello graso

Champú solido y vegano sin sulfatosEste champú solido ha sido elaborado por la marca artesanal “La cosmética de María”. El formato en 65g, puede durar unos 3 meses aproximadamente. Está compuesto por ingredientes naturales pensados para equilibrar la producción de sebo y limpiar en profundidad, como el jugo de limón o la arcilla blanca. También contiene componentes como aceite de jojoba, nutritivo, el extracto de hibisco, para mantener la fibra capilar sana y fortalecer las raíces, así como aceites esenciales de romero y salvia, para fortalecer.

♣Ingredientes (INCI): Sodium Cocoyl Isethionate (SCI), Rosa Damascena Flower Water (hidrolato de rosas), kaolin (arcilla blanca), chinensis seed oil virgin (jojoba) Glycerin, Hibiscus Sabdariffa Flower Extract (extracto de hibisco), citrus limon (zumo de limón), Citrus limonum Peel Oil (aceite esencial de limón), Rosemary officinalis Spanish Leaf Oil (aceite esencial de romero), Sage Sclarea Oil (aceite esencial de salvia), Citrus limonum Peel (cáscara de limón)

 

Ver Mejor Precio

 

¿Qué ingredientes tóxicos encontramos habitualmente en los champús?

Es importante conocer qué químicos y productos tóxicos contienen los champús, acondicionadores y mascarillas para el pelo, y saber qué efectos pueden tener en nuestro cuerpo.Aquí te dejamos todos ellos. Desde los más comunes y conocidos, hasta los que aún casi nadie menciona.

– Los sulfatos en los champús

Bajo el nombre de Sodium Laureth Sulfate (SLES) y Sodium Lauryl Sulfate (SLS), el sulfato es el componente que produce espuma cuando nos lavamos el pelo y se utiliza básicamente para eliminar la grasa de nuestro pelo y cuero cabelludo. No obstante, a la vez que se lleva la grasa, también destruye los lípidos (aceites) naturales de nuestra piel, por lo que el uso prolongado puede provocar sequedad, caspa, irritación, caída del cabello, dermatitis, alergias, o incluso potenciar la absorción de toxinas. En cabellos teñidos los sulfatos pueden provocar opacidad y pérdida del color.

A diferencia de las siliconas, también se habla del sulfato como un potencial cancerígeno, aunque como hemos explicado en este artículo, no hay evidencia científica de que el sulfato sea directamente cancerígeno, pero sí lo hay (*) de componentes secundarios, como el 1,4-Dioxane, que suele aparecen en la síntesis de formulas baratas y penetrar en nuestro organismo a través de las mucosas.

– Los parabenos

A pesar de que actualmente ya existen muchos estudios que demuestran que los parabenos están directamente relacionados con ciertos tumores, como el de mama (por ejemplo, en un estudio (*) realizado por oncólogos en la University of Reading, en Edinburgo se constató la existencia de trazas de parabenos en el 90% de las muestras de tejido mamario de pacientes analizadas), la industria de los cosméticos sigue recurriendo a ellos.

Son fácilmente identificables en las etiquetas de nuestros champús y mascarillas, ya que aparecen bajo nombres acabados en -paraben, -parabens o -parabeno. Los más comunes son Metilparabeno y Propilparabeno. El propilparabeno está clasificado como disruptor endocrino con propiedades estrogénicas – contribución al cáncer de mama- y antiandrógenas – hormonas masculinas-.

¿Para qué sirven? Los parabenos sintéticos (existen también parabenos naturales) son un producto químico que actúa como conservante, ya que previene de la aparición de microorganismos, hongos o bacterias.

Los parabenos están aún aprobados por la mayoría de autoridades sanitarias ya que son considerados como sustancias que pueden ser absorbidas y eliminadas sin rastros tóxicos en nuestro cuerpo. A pesar de ello, junto a la cualidad cancerígena, evidenciada científicamente por autoridades sanitarias, en los últimos años ha habido un incremento de casos de reacciones alérgicas en la piel a los parabeno, por lo que presentan riesgo de alergias cutáneas. Además, también se menciona su efecto sobre la caída del cabello y el equilibrio hormonal de nuestro organismo.

– Los DEA y sus derivados (Cocamide DEA, etc)

La cocamida DEA – dietanolamina – (*) es una sustancia detergente utilizada en cosmética capilar para estabilizar el pH, aportar cremosidad o como espesante.

Además de ser un residuo que poluciona las aguas, muchos estudios han demostrado que provoca reacciones alérgicas y tiene efectos cancerígenos. Aunque su riesgo como potencial cancerígeno no se vincula a la cosmética, dado que se da fundamentalmente en presencia de nitritos que es cuando se originan las nitrosaminas, moléculas descritas como cancerígenas por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el cáncer. A pesar de ello, en buena parte de Estados Unidos y en Europa el uso de etanolaminas (DEA, MEA y TEA) en cosméticos está restringido.

Finalmente, la agencia de protección del medio ambiente de Dinamarca, declara la cocamida DEA como perjudicial para el medio ambiente debido a su potencial de bioacumulación.

– Las siliconas

Son compuestos (silicio y oxígeno) que funcionan como emulsionantes en champús, mascarillas y acondicionadores. Dan homogeneidad y estabilidad a la mezcla de compuestos.

Sirven para evitar el encrespamiento y mejorar la apariencia del pelo dándole brillo, movimiento y más cuerpo. Por lo general, lo que hacen las siliconas es crear una capa protectora sobre el cabello que lo protege ante agentes térmicos y otras posibles agresiones externas.

¿Cómo reconocer las siliconas en la etiqueta INCI? Generalmente contienen –siloxane-, o el sufijo –methicone, –methiconol osiloxysilicate.

Debemos puntualizar que existen diferentes tipos de siliconas. Las siliconas volátiles, que acaban desapareciendo del pelo en poco tiempo. Las siliconas insolubles, son aquellas que no desaparecen al aclarar el pelo con agua. Por último, las siliconas solubles, que al entrar el contacto con el agua desaparecen (como los PEGs, de los que hablamos más abajo).

¿Cuál es el problema entonces con las siliconas? Hace años algunos estudios avivaron la sospecha de que algunas siliconas, presentes en productos para el cabello, como la dimethicone y el cyclotetrasiloxane, eran bioacumulables / biodegradables (*). Es decir, perjudiciales para el medio ambiente en grandes cantidades si entran en contacto con la tierra o el mar. Sin embargo, aún a día de hoy esta afirmación no se ha demostrado científicamente y ambas están aprobadas por las autoridades sanitarias.

Con lo que respecta a la toxicidad y los efectos nocivos en el cuerpo humano, no existe ningún riesgo en su uso. Pero sí debemos tener especial cuidado con el engañoso aspecto de pelo sano que este componente nos da, ya que las siliconas camuflan los daños en el cabello.

Además, a la larga pueden dañar la cutícula provocando pérdida de brillo e hidratación al no permitir la oxigenación adecuada del cabello.

– Phenoxyethanol

El fenoxietanol es utilizado habitualmente como conservante. Aunque se usa en bajas concentraciones, es un componente tóxico para el hígado  y la sangre y se sospecha negativo también para la fertilidad y las hormonas. Adicionalmente, también genera irritación ocular. (*)

– Metilisotiazolinona

Champú que da alergiaAparecido generalmente en el INCI como methylchloroisothiazolinone, cuyo componente activo es la metilisotiazolinona. La metilisotiazolinona es un conservante presente en muchos cosméticos – como el champú H&S -, pero también está en productos de limpieza, pegamentos, pintura u otros. Es un derivado de la isotiazolinona o isotiazolina (*), causante de provocar enfermedades en la piel de tipo alérgico, como eczemas o sensibilización.

– Las fragancias y colores sintéticos

Los colorantes sintéticos los podemos reconocer fácilmente por FD&C o D&C seguidos de color y número. Estos pigmentos pueden ocasionar sensibilidad en la piel o irritaciones.

Los aromas, por su parte, suelen estar creados de forma artificial gracias a la mezcla de diferentes componentes químicos, por lo que también pueden provocar reacciones en personas con mayor sensibilidad a este tipo de sustancias.

Uno de los principales componentes de las fragancias sintéticas son los ftalatos. Se trata de una sustancia química contaminante que sirve para fijar olores y perfumes.

Los ftalatos son perjudiciales para el medio ambiente y peligrosos para la salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido (*) que son disruptores endocrinos y por lo tanto perjudiciales para la capacidad reproductiva y desarrollo cognitivo (pueden afectar a mujeres en edad fértil y a niños pequeños), y están directamente relacionados con algunos tipos de cáncer.

Los ftalatos se encuentran sobre todo en esmaltes y perfumes, pero pueden encontrarse en algunos champús, sobre todo aquellos que contienen fragancia. principales Ftalatos que contienen los cosméticos para el pelo son los DEP (Ftalato de Dietilo) y Ftalato de dietihexilo (DEHP).

Normalmente los podemos reconocer en la etiqueta de los productos porque acaban en -thalate o -ftalato. Sin embargo, a veces vienen camuflados como “inerte” o “perfume”.

– Los PEGs

Más conocidos como derivados del petróleo o compuestos derivados de la química del etileno (polietileno o polyoxyethylene), identificables en las etiquetas como PEG seguido de un número o nombres con el sufijo -eth.

Los cosméticos sin siliconas suelen sustituir este componente por los PEGs. Se trata de siliconas hidrosolubles (aunque químicamente no son realmente siliconas) que consiguen el mismo efecto que el resto de siliconas.

Los PEG, como el PEG-100 Sterate, son sustancias que, aunque no se consideran un riesgo real para la salud, suelen producir efectos irritantes, sobre todo cuando se usan en grandes cantidades.

Al ser solubles no dejan residuos en el pelo o cuero cabelludo. Están enmascarados muchas veces como Aceites Minerales y pueden taponar los folículos entorpeciendo la correcta oxigenación de nuestro cabello.

Al igual que en otros componentes, su toxicidad viene dada por el proceso de refinamiento al que se somete el producto, y el subproducto tóxico que puede quedar en la sustancia final (como el óxido de etileno, del que podrían quedar restos)

– La lanolina

Este producto es una cera natural proveniente de la piel de algunos animales mamíferos (como las ovejas) que se emplea en muchos cosméticos gracias a su capacidad para hidratar y evitar sequedad. Entre sus propiedades también está la fácil absorción por nuestra piel.

Sin embargo, la lanolina contiene alcoholes y ácidos. La Academia Española de Dermatología y Venereología (*) advierte que, aunque este producto tiene un bajo potencial alergénico, se deben evitar los productos con lanolina (sobre todo cuando no está suficientemente refinada) ya que pueden desencadenar reacciones cutáneas, irritaciones, picores, etc. en personas sensibles a los alérgenos.

Otros ingredientes no tóxicos, pero sí irritantes

– El cloruro de sodio

En algunos champús podemos encontrarnos cloruro de sodio (Sal) o tensoactivos (detergente que tiene la sal como ingrediente), que aporta consistencia y espesor a la composición de nuestro champú o mascarilla.

No obstante, la sal tiene la propiedad de captar el agua que encuentra en la fibra capilar, resecando y deshidratando nuestro cabello, pudiendo causar irritación, picazón, e incluso caída del cabello. Generalmente, debemos evitarlo, pero aún más si tenemos el pelo seco, sensible, o sufrimos de problemáticas en la piel como dermatitis, eczema o caspa.

Por último, debemos tener en cuenta que la sal aclara el color del cabello.

Lo encontrarás en el INCI (listado de ingredientes) como Sodium chloride. En los champús que recomendamos en este artículo, dos de ellos contienen cloruro de sodio. Lo verás marcado en naranja en la lista de ingredientes para que no te pase desapercibido.

– El alcohol

Como hemos explicado en varios artículos, hay alcoholes de cadena corta y de cadena larga. Los llamados alcoholes de cadena corta, como el Alcohol denat, Benzyl Alcohol y Ethyl alcohol, suelen irritar la piel. Mientras que los de cadena larga, como el Cetearyl alcohol, Butylene glycol o Propylene glycol, no la irritan y por ello es habitual su uso en cosmética natural. Algunos de los champús que recomendamos en esta guía tienen alcoholes irritantes, comúnmente el Benzyl Alcohol. Eso no quiere decir que sea un champú malo (el alcohol no es un tóxico), pero si debes tenerlo en cuenta si tienes la piel muy sensible y delicada.

La alternativa a los champús con químicos

Muchas de las personas que deciden emprender un nuevo camino hacia los champús sin parabenos ni siliconas, u otros tóxicos, encuentran dificultades a la hora de elegir un nuevo producto para su cabello. De entrada, debemos aclarar que no son lo mismo los champús de composición natural o con ingredientes naturales, que los champús bio o de composición ecológica, que tienden a confundirse. Generalmente puedes diferenciarlos fácilmente gracias al certificado, cuando lo llevan, que acredita su composición.

Champú bio o ecológico vs Champú natural

Champús con ingredientes naturales

Los champús naturales se caracterizan fundamentalmente por estar elaborados con ingredientes naturales en un alto porcentaje de su composición, que suele ser generalmente del 90%. En muchos casos, además, esa composición natural está contrastada con la adhesión a algún certificado (Ej: Cosmebio, Ecocert, BDIH, entre los más habituales)

La principal diferencia entre los champús de marcas comerciales y los champús naturales es su composición, que supone un notable salto cualitativo, debido a las propiedades nutritivas, hidratantes, antioxidantes, purificantes, antiinflamatorias, anticaída, o incluso regeneradoras, que tienen muchos de esos ingredientes (Aloe vera, cera de abeja, aceites vegetales, etc)

En este caso, los tensioactivos de los champús convencionales son sustituidos por otros de origen vegetal que no dañan el medio ambiente y producen muchas menos reacciones alérgicas. Sólo contienen fragancias de aceites esenciales naturales.

Champú bio o ecológico

Champú bio con ingredientes procedentes de cultivo ecológicoNo obstante, que un champú sea de composición natural, no implica que sea ecológico o bio. La cualidad de bio o ecológico hace referencia a la forma de cultivo, al origen de ese ingrediente. Se trata de usar ingredientes, que no solo son naturales, sino que han sido fabricados de forma respetuosa con el medio ambiente, minimizando o evitando el uso de pesticidas o procedimientos químicos (como ya hemos comentado anteriormente, en muchos de los compuestos de los champús comerciales estos procedimientos son los culpables de los subproductos tóxicos).

En muchos casos también, esa filosofía se traslada a la fabricación del envase o a la política de distribución:

  • Un envase ecológico puede ser un plástico reciclable, un envase de bambú que procede de una plantación controlada (hay que tener en cuenta que el bambú es una de las maderas cuya explotación tiene un impacto medioambiental bajo), que además puede ser recargable, entre otros. Una de las marcas de alta cosmética natural que abandera esta filosofía es Zao Make-Up.
  • En cuanto a la política de distribución, una marca ecológica es aquella que produce y opera localmente (para evitar reducir la contaminación que produce el transporte de mercancias)

Muchos de los champús ecológicos tienen sello o certificación BIO: Ecocert, Cosmos Organic o Sello Natrue Ecológico, Cosmebio, entre otros. Estos sellos certifican que un porcentaje de los ingredientes – que es variable según el producto – procede de cultivos ecológicos.

Tanto los champús bio como los naturales pueden estar certificados como veganos. Es decir, no están elaborados con ingredientes provenientes de animales y no están testados en animales.

¿Champú sólido o champú líquido?

Una tendencia muy común en los últimos años es pasarse al champú sólido. Tenemos que tener en cuenta que no todos son orgánicos o naturales. Para comprobarlo, debemos siempre analizar la etiqueta INCI.

La composición de los champús sólidos puede ser similar a la de los líquidos. Contienen tensioactivos para limpiar en profundidad tu pelo, aunque al carecer de agua, suelen llevar menos conservantes (parabenos, emulsionantes, sulfatos…). Por lo tanto, irritan menos nuestra piel y cuero cabelludo y son biodegradables con el agua.

En líneas generales son más responsables con el medio ambiente, ya que requieren menos agua en su elaboración y no suelen venir en envases de plástico.

Uno de los beneficios del champú sólido es su comodidad para transportarlo. Pesa poco, ocupa poco espacio y tiene mayor duración que un champú líquido. Además, el pH de estos champús es generalmente el mismo que el de nuestra piel. Su único inconveniente, que al ser compacto también es más delicado y se rompe y deshace con mayor facilidad.

Champú sin sulfatos (o tóxicos) vs Champú hipoalergénico

Como explicamos a lo largo y ancho de esta web, un producto de composición natural suele ser hipoalergénico, al eliminar componentes que son categorizados generalmente como tóxicos, y por tanto dañinos para nuestra piel y cuero cabelludo. Puede suceder, sin embargo, que un champú de composición natural te dé reacción alérgica porque hay alérgenos de origen vegetal. Hay componentes naturales que son más susceptibles de generar alergia de contacto y suelen ser normalmente las sustancias naturales que se usan como perfumantes (Aceites esenciales o extractos de plantas) Pero no tiene por qué ser tu caso. Te recomendamos que pruebes el producto y veas como le sienta a tu piel. En los champús recomendados en esta página verás algunos de ellos. Ponemos ejemplos a continuación:

Alérgenos de contacto habituales en cosmética natural

  • Menthol
  • Mentha Piperita Leaf Extract
  • Linalool
  • Geraniol
  • Limonene
  • Citronellol
  • Citral
  • Coumarin
  • Citrus Aurantium Dulcis Peel Oil (orange)
  • Pelargonium Graveolens Flower oil
  • Lavandula Hybrida Oil

Ventajas y desventajas de los champús naturales sin sulfatos ni tóxicos

Pasarse a los champús naturales conlleva todo un proceso. Y es que debemos tener en cuenta que los resultados nunca serán tan inmediatos como los de los champús convencionales.

Por ello, es importante analizar las ventajas y los inconvenientes de los champús bios o naturales antes de adquirir uno.

Ventajas

  • La mayoría de los productos de origen natural son hipoalergénicos, es decir, producen menos reacciones alérgicas en nuestra piel. No obstante, hay componentes de origen natural, sobre todo sustancias usadas como perfumantes (ej: Limone, extracto de Mentha Piperita, Citral, Linalool, Citronellol, entre otros) que son potenciales alérgenos y a algunas personas podrían causarles reacción. Fíjate en el listado de ingredientes y si esto te sucede a ti, lo único que tienes que hacer es cambiar de champú, eligiendo otro con diferentes ingredientes naturales, hasta que encuentres aquel que siente bien a tu piel.
  • Al decir adiós a los componentes químicos, estamos liberando nuestra piel y cuero cabelludo de tóxicos e ingredientes que nos pueden provocar irritaciones y reacciones alérgicas.
  • Nos previenen de posibles efectos nocivos en nuestro organismo al carecer de parabenos o síntesis de sulfatos, considerados como potencialmente cancerígenos o disruptores endocrinos.
  • Además, el vertido de químicos disminuye considerablemente en la elaboración de los champús tanto naturales como bios, por lo que son mucho más respetuosos con el medio ambiente.
  • Es fácil encontrar el champú que mejor se adapte a nuestras necesidades. Las plantas  y frutos que se utilizan en la elaboración de estos champús, como el aloe vera o la cera de abeja, entre muchos otros, tienen propiedades nutritivas o hidratantes que ayudan a mantener el buen estado de nuestra piel y cuero cabelludo.
  • Si bien es verdad que el precio puede parecer en un inicio más elevado que el de los champús comerciales, a la larga los champús naturales o bio salen más económicos. Además, hoy en día existe gran variedad de marcas y productos bio en donde elegir. Los champús sólidos naturales por ejemplo suelen durar hasta 2 o 3 veces más que los líquidos convencionales y su precio está al alcance de todos los bolsillos.

Desventajas:

  • Si tenemos el pelo graso, al carecer de sulfatos, el champú natural puede apelmazar o dar la sensación de que el pelo no está suficientemente limpio. No obstante, muchos champús naturales sustituyen el sulfato dañino por un sulfato de origen vegetal, como el de coco (Sodyum Coco-sulfate, Coco Betaine o Disodium Cocoamphodiacetate), que no es dañino y producirá la espuma que necesitamos para separar la grasa del pelo.
  • También puede suceder que cuando empieces a usar los champús naturales el pelo pierda volumen, por la ausencia de silicona. Aunque cuando se acostumbre volverá a la normalidad.
  • Estos productos no crean mucha espuma (aunque usen un sulfato vegetal), por lo que a veces puede dar la sensación de que el pelo no queda limpio. Esto puede hacer que uses (y gastes) más producto del que realmente necesitas.
  • Si necesitas un champú muy específico para tu pelo (anticaída, anti frizz, para pelo rizado, puntas abiertas…) puede que te cueste más encontrarlo a un precio asequible. Hay un gran desconocimiento sobre qué componentes pueden ser beneficiosos para una cualidad determinada de nuesto pelo (por ejemplo, la arcilla y el zinc son buenos para el pelo con caspa o dermatitis, el limón o la ortiga son buenos para el pelo graso, la cera de abeja para el pelo seco, etc.
  • La alta calidad de los ingredientes con los que está elaborado el champú, justifican un precio generalmente más elevado. Aunque el crecimiento de la industria de cosmética natural y la aparición de marcas, está contribuyendo a una mayor normalización de los precios.

Referencias

  • Public Health Statement for 1,4 Dioxane – The Agency for Toxic Substances and Disease Registry (ATSDR) https://www.atsdr.cdc.gov/phs/phs.asp?id=953&tid=199
  • Concentrations of parabens in human breast tumours – Division of Cell and Molecular Biology, School of Animal and Microbial Sciences, University of Reading, Reading RG6 6AJ, UK https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14745841
  • Environmental fate and effects of dimethicone and cyclotetrasiloxane from personal care applications – https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1046/j.1467-2494.1998.181595.x
  • DIETANOLAMIDA DE COCO – Universidad de Antioquia https://ciemto.medicinaudea.co/system/comfy/cms/files/files/000/000/481/original/DIETANOLAMIDA_DE_COCO.pdf
  • La OMS alerta del peligro de compuestos de uso (ElPAIS) – diariohttps://elpais.com/sociedad/2019/06/15/actualidad/1560612181_431235.html
  • ISOTIAZOLINAS: IMPORTANCIA EN EL DESARROLLO DE DERMATITIS DE
    CONTACTO PROFESIONAL – Enrique Cabrera F. http://scielo.isciii.es/pdf/mesetra/v53n208/original1.pdf
  • Lanolina (alcoholes de lana) – Academia Española de Dermatología y Venereología https://fundacionpielsana.es/wikiderma/lanolina-alcoholes-de-lana
  • Instituto Europeo de Dermocosmética – https://www.institutodermocosmetica.com/zinc-piritiona/
  • Safety review of phenoxyethanol when used as a preservative in cosmetics – https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/jdv.15944