¿Cómo cuidar el pelo de forma natural? Productos y consejos

7 octubre, 2019 0 Por Sonia
¿Cómo cuidar el pelo de forma natural? Productos y consejos

Si hay una parte del cuerpo asociada con la belleza y la autoestima, esa es el cabello. Y es que tener un pelo sano y brillante, es muy favorecedor y aporta además confianza y seguridad en uno mismo. Pero al margen de la parte estética, el estado de nuestro cabello puede mandarnos señales relacionadas con nuestra salud, como falta de nutrientes y desequilibrios hormonales, entre otras. En este artículo nos centraremos en los diferentes cuidados naturales para el cabello dañado y seco, y las mejores formas de mantenerlo hidratado.

Utiliza champús naturales o ecológicos

A la hora de mantener la higiene de nuestro cabello, hay que evaluar los productos que estamos usando. Y es que los champús convencionales están cargados de elementos químicos y tóxicos, que a la larga pueden conllevar efectos poco deseables en nuestro organismo. Algunos de los ingredientes perjudiciales que aparecen habitualmente en los champús, son los sulfatos y los parabenos. Los sulfatos, al margen del debate sobre si son o no cancerígenos, son componentes irritantes que inciden negativamente sobre problemas capilares que podamos tener, o incluso los causan (eccemas, caspa, caída del cabello, entre otros) ¿Has salido de la ducha alguna vez con los ojos algo rojos o has notado la piel tirante, algo roja o incluso pelada? El champú que usas puede estar haciendo todo eso.

Cuidar el pelo de forma natural

Fuente de imagen: app Yuka

Pero no son los únicos componentes, pues algunos champús pueden tener también alérgenos, aunque tengan una composición mayoritariamente natural. Entre esos alérgenos, nos encontramos el Methylchloroisothiazolinone (que causa dermatitis de contacto) o el Methylisothiazolinone (el 10% de la población es alérgica a esta sustancia)

Estos ingredientes artificiales no suelen aportar beneficios, sino que son elementos de relleno, pensados para conservar y alargar la vida del producto.

Teniendo en cuenta que una mujer se lava el pelo de media unas 4 veces por semana (y en el caso de los hombres, más), estamos hablando de una exposición bastante alta a estos tóxicos, que al final se acaba notando en el cabello, sobre todo en los débiles. Por eso, los champús naturales y/o ecológicos son una opción recomendable, y además evitarán la aparición de alergias e irritaciones.

Recomendamos marcas como Apivita o Natura Sibérica. Lee los ingredientes con detenimiento e infórmate en sitos especializados, para encontrar el más adecuado.

Hidrata y aporta brillo al pelo seco o maltratado de forma natural

Prueba los suplementos y vitaminas

zinc para el pelo

Cuidar del pelo de manera externa es muy importante, y como hemos visto existen opciones que puedes comenzar a incorporar a tu rutina. Pero no hay que olvidar, que el cabello también tiene  necesidades que se tienen que alcanzar desde la nutrición. Presta atención a lo que comes, y busca alimentos ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes, como frutas y verduras, y proteínas de calidad.

También existen suplementos que contienen vitaminas para el pelo, como la biotina y el zinc (consulta esta guía), entre otros. El zinc es un micronutriente cuya deficiencia en el organismo se relaciona con la caída del cabello y con algunos tipos de alopecia. La biotina, por otro lado, pertenece a las vitaminas del grupo B, y también está involucrada con la salud del cabello, piel y uñas. Existen muchos complejos nutricionales en el mercado que contienen éstos y otros nutrientes destinados a conseguir un cabello fuerte y sano desde la raíz.

Usa aceites vegetales

Un cabello hidratado es sinónimo de pelo sano. Además, un cuero cabelludo correctamente hidratado ayuda a regular el exceso de grasa. ¿Cómo podemos conseguir entonces esa hidratación de manera natural? Sin duda, los aceites vegetales, como el de coco y el de argán, son una opción muy recomendable, por su eficacia y versatilidad, al poder utilizarlos también sobre la piel. Vamos a hablar en detalle de ellos.

Aceite de coco

El aceite de coco es rico en antioxidantes, ácidos grasos, e incluso tiene propiedades antibacterianas. Su habilidad para penetrar en las cutículas del cabello y del cortex, y su contenido en ácido láurico (con probados beneficios para la salud del cabello), hacen de éste un producto que no puede faltar en tu baño.

El aceite de coco ayuda a mejorar la apariencia, textura y salud de tu cabello, protegiéndolo frente a la pérdida de proteínas (responsable de la rotura y sequedad del cabello), y frente a la exposición de los rayos ultravioletas.

Utilízalo antes o después de lavarte el pelo, e incluso como acondicionador. Si tienes poco pelo, comienza con poca cantidad, para luego ir aumentando en función de tus necesidades.

Cómo usar el aceite de coco como acondicionador para pelos maltratados

Una vez te has lavado el pelo con un champú natural, aplica una cucharadita pequeña de aceite de coco si tienes el pelo corto, dos para cabellos a la altura de los hombros, y una cucharada para cabellos largos. Caliéntalo en la palma de las manos, aplícalo en las puntas, y luego frótalo suavemente sobre el cuero cabelludo. Cúbrete el pelo con un gorro de ducha o una toalla, y déjalo actuar de una a dos horas, o incluso puedes dejarlo actuar durante la noche. Cuando hayas terminado, lávatelo como siempre y acláralo, notarás la diferencia.

Conviene tener en cuenta que el aceite de coco combina muy bien con aceites esenciales, como el de sándalo, geranio y romero. Los dos primeros potenciarán la hidratación aportada por el aceite de coco, y el último es especialmente beneficioso para la salud del cuero cabelludo, promoviendo el crecimiento del cabello.

Aceite de argán

Este aceite procede de los frutos del árbol de argán en Marruecos, y es un poderoso aliado para el cabello. Rico en vitamina E, antioxidantes y ácidos grasos esenciales, el aceite de argán es ideal cuando se quiere hidratar y reparar, siendo especialmente interesante para cabellos dañados y castigados.

Aplícalo antes de secarte el pelo con el secador, después del lavado y una vez que se ha quitado el agua con la toalla. Masajea las puntas y deja que penetre. También puedes aplicarlo sobre el cabello seco, para conseguir brillo y suavidad.

Lavarse el pelo todos los días…¿Sí o no?

Nutrir e hidratar naturalmente el pelo maltratado

Fuente de la imagen: app Yuka

Siempre ha habido un gran debate sobre si es bueno o no lavarnos el pelo todos los días. La verdad es que depende del tipo de cabello que tengamos. Cuando nos lavamos el pelo, retiramos la grasa natural – el sebo – y el cuero cabelludo se seca. Si tendemos a un pelo más bien graso, nos debemos lavar el pelo varias veces a la semana, aproximadamente tres.

Aunque está comprobado que cuanto más manipulamos el pelo, más fácilmente se engrasa y más dependiente se hace nuestro pelo del lavado , por lo que tenemos que evitar lavarlo todos los días, tocarlo mucho con la mano, e incluso si podemos ahorrarnos el secador y secarlo al aire, o usar la plancha de alisar con poca frecuencia, mucho mejor.

Pero si tenemos el pelo seco, áspero o rizado, con una vez por semana debería valer. Lo dicho, debemos encontrar la frecuencia apropiada para nuestro pelo.

Si has de teñirte, que sea con un producto natural

Decoloración, tintes, mechas… Seguro que todos estos términos te suenan, y son culpables, en muchos casos, del cabello quebradizo, fino y sin vida. La razón se encuentra en algunos de los componentes de estos productos. Por ejemplo, el amoniaco tiene la misión de levantar la cutícula, que es la barrera protectora del pelo, para permitir que el color penetre, con su consiguiente debilitación. Otro ingrediente que sueles encontrar, es el peróxido de hidrógeno, que se utiliza para decolorar o alterar los pigmentos naturales del cabello y así conseguir el efecto de color deseado, aportando sequedad en el proceso.

Y es que, abusar de tintes a la larga acaba pasando factura, sobre todo en los tipos de cabello que ya de por sí son frágiles. Por eso, si eres de las que les gusta teñirse el pelo, te proponemos una opción mucho menos dañina: la henna.

La henna es una sustancia de origen natural procedente de la planta Lawsonia inermis, cuyos pigmentos se llevan usando para aportar color en piel y cabello, desde hace siglos.  Aparte de un color natural y vibrante, la henna contribuye a fortalecer el cabello, a hidratarlo y a conseguir una apariencia más brillante, por lo que es una alternativa natural a tener muy en cuenta.

Hoy en día existen muchas marcas (recomendamos algunas marcas al final del artículo) que comercializan henna de muchas tonalidades para que uno mismo se la aplique en casa, aunque también se pueden encontrar peluquerías especializadas. Si es la primera vez que vas a teñirte el pelo con henna tú misma, recomendamos primero probar en una zona del pelo que no se vea mucho a modo de test. Esto es debido a que hay varios factores que pueden influir en los resultados, como el color original de base, la cantidad de henna que se añade a la mezcla y el tiempo que se deje actuar.

Ten en cuenta también que si llevas tintes químicos en el pelo, éstos pueden causar una reacción con la henna, por lo que conviene aplicarla con el cabello lo más libre posible de tinte. Al final se trata de probar, e incluso de mezclar diferentes tonalidades, hasta dar con el resultado deseado.

Conclusión

El estilo de vida, y ciertos hábitos perjudiciales, pueden impactar en la salud de nuestro cabello, haciendo que éste se caiga, y sea más frágil y quebradizo. Afortunadamente existen maneras de revertir estos problemas de manera natural, a través de la nutrición y con cuidados externos. Por eso, si tienes el pelo dañado, te recomendamos estas diferentes alternativas. ¡Notarás la diferencia!